Estudiar en la universidad ya no es tan rentable

Estudiar en la universidad aporta muchos valores: conocimientos, capacidad de estudio y aprendizaje, estatus, etc. Pero quizás el más apreciado de todos los valores es la promesa de unos mejores ingresos. Pues bien, esto está dejando de ser cierto en España según un estudio de la OCDE.

Según un estudio llevado a cabo por la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), España está a la cola de todos los países integrantes de dicha organización. Los titulados universitarios cada vez cobran menos, sus salarios se equiparan a los de sus colegas no universitarios y cada vez resulta más difícil encontrar el trabajo que se busca siendo diplomado, licenciado o ingeniero.

¿Porqué? Sencillamente porque en España no se necesita tanta especialización. El mercado laboral español ha evolucionado en los últimos años hacia puestos de trabajo más económicos para las empresas. Sacrificando el conocimiento, las empresas prefieren al empleado que trabaja más horas y cobra menos frente al que sabe más. Una estrategia, quizás válida a corto plazo pero que pasará factura a los empresarios a largo plazo. La economía española, fundamentada sobretodo en el turismo y la construcción, tampoco favorece la creación de empresas que requieran trabajadores altamente especializados.

Alguien que ha estudiado un ciclo formativo, está mejor preparado para un puesto de trabajo de su nivel que un licenciado. Por lo que un trabajador excesivamente cualificado será menos rentable para la empresa que el que tiene la formación estrictamente requerida. Así pues la figura del licenciado o diplomado pierde valor de cara a un mundo empresarial de estas características y, junto con los factores que hemos mencionado en el párrafo anterior, son los principales causantes del descenso salarial.

¿Cuales son las consecuencias? como es de esperar, el estancamiento de los estudios universitarios desde finales de los años 1990. El número de titulados españoles no aumenta como sucede en la mayoría de países miembros de la OCDE. Quién antes elegía la universidad por motivos de inversión económica a largo plazo, ahora se decantará por otros estudios de menor nivel y menos coste. No sucederá lo mismo con quien espere algo más de sus estudios, sin embargo siendo realistas, un porcentaje importante de los estudiantes universitarios espera esa recompensa salarial. —Equipo de redacción

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *